FANDOM


Judaísmo
Judaismo portada narvaez

El hombre y la creación.


Ya desde los albores de la existencia del mundo, el hombre es considerado como el epicentros del la Creación. Diríamos que el mundo fue creado para él, conformando la finalidad de la creación: “Y creó D-s el hombre a Su imagen, a imagen de D-s lo creó; varón y mujer los creó” (Breshit 1:27)

La profesora Nejama Leibovitch, en su libro “Reflexiones sobre la Parasha” cita el comentario del profesor Gurman en su obra “Dat Umadá” (Religión y Ciencia), pág. 265:

“El término Tzelem Elokim” (Imagen de D-s), implica la relación personal que puede existir solo entre individualidades distintas. De tal modo, es emplazada la personalidad del hombre frente a la personalidad de D-s”

Conocemos concepciones religiosas (no judías) cuyo ideal religioso es anular la personalidad, que es vista por dicha concepciones como una barrera entre el hombre y los objetos… pero la religión cuya base es ética no admite eso. El hombre puede estar en relación con D-s, sólo en la medida que se conserva su personalidad. El hombre es un mundo aparte y no debe diluirse en la naturaleza.

¿Cuál es la posición del hombre en el mundo? Gutman, en su obra nos aclara: “La actitud religiosa del hombre no lo subordinará al mundo; las fuerzas de la naturaleza no son fuerzas divididas que están por encima de él. El hombre esta en cierto modo, al lado de D-s frente a la naturaleza”.
El Rey David en Tehilim (8:4-9), nos transmite su sentir con respecto a la relación entre D-s y el hombre y el hombre y la naturaleza:

“Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que Tú estableciste, qué viene a ser el mísero hombre para que tengas de él memoria y el hijo del hombre para que lo visites. Sin embargo, lo hiciste un poco menor que los ángeles, le coronas también de gloria y hermosura, lo haces señorear de las obras de Tus manos: Todas las cosas las has puesto debajo de sus pies, ganado menor y mayor, y las bestias del campo, las aves del cielo, y los peces del mar y cuanto pasa por la senda de los mares”.

El hombre es el amo del universo; el mundo fue creado para él; tiene ante sí una cantidad inmensa de materia prima que debe moldear para crear un mundo confortable donde reine la paz y el bienestar, pero he aquí que no encuentra el camino para armonizar la materia y el espíritu; en su seno se mezclan un sinfín de impulsos primarios como el odio, el amor, la envidia, el hambre, el sexo, la ambición de poder, etc.

El hombre es un ser lleno de contrastes, dividido, pertenece al mundo del “ahora” y del presente, es parte de la naturaleza, del cielo y la tierra.

El mundo, sin el hombre, es incompleto. El Rabino Iosef Dov Soloveitchik, de la Yeshivá University de Nueva York, lo define: “Es cierto que el hombre es parte orgánica de la creación y la naturaleza, la tierra es la casa del hombre. Sin embargo, el hombre pertenece a otra dimensión, la dimensión de la imaginación, y tiene libertad de decisión. Sus raíces llegan más lejos del aquí y el ahora. El Cielo también es el hogar del hombre. El es huésped y habitante en este mundo, parte de la naturaleza, pero su patrimonio se extiende también a lo sobrenatural”.

El hombre es como un huésped que quiere pernoctar en otro mundo pero al mismo tiempo habita aquí, y sus raíces son profundas. El mismo no sabe a qué pertenece. La Torá, ya desde el primer momento, cumple el papel del educador, dando pautas al hombre para que pueda canalizar sus sentimientos. Esas pautas son las mitzvot, los preceptos a cumplir.

Las mitzvot fueron dadas para moldear con ellas a los seres; esta sabiduría profunda de nuestros sabios nos enseña que la finalidad del judaísmo es dar la paz existentes al ser humano, de mostrarle el camino de la síntesis; sólo el camino de la fe y las mitzvot podrán conjugar el contraste entre el aquí, el ahora y la eternidad.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.